3.8.15

Se busca departamento



Tony Blackburn, Gary Hume, 1994


¿Las arañas dan suerte? ¿Los colibríes sí, no? Las catarinas dicen que sí, pero la verdad es que no me fío. De las pestañas y el soplarlas, definitivamente no.  Los tréboles de cuatro claro que son de suerte, pero es prácticamente imposible encontrarte uno de los pequeños. Los grandes son más comunes; ya me he encontrado varios. Tampoco confío tanto en su suerte. Según que el trébol con mayor número de hojas jamás encontrado es de 56. Eso sí que es suerte.
             Suerte, definitivamente, es encontrarte un billete de más de 100 pesos en tu chamarra. No me quejo, y hasta diría que tuve tantita suerte, si me encuentro cinco pesos en una bolsa que hace mucho no usaba.
        También es suerte encontrar un edificio bonito con un anuncio que diga “SE RENTA INFORMES AQUÍ” y que resulte ser el departamento casi perfecto. Es mucha suerte si en ese mismo día te lo enseña el portero y resulta que puedes pagarlo.
            Ahorita necesito mucha suerte. Busco un departamento igual de bonito que el que encontré la vez pasada que tuve suerte; porque he visitado un par de edificios que siento que mi vida ya no tiene sentido, o más bien no tiene suerte.
“Se busca departamento bonito y no tan caro, y si se puede, con estacionamiento. Que el edificio esté decente y no dé miedo. Que se pueda caminar por la zona. Que esté en la Del Valle, la Narvarte, la Nápoles o en Coyoacán. Con un cuarto soy más que feliz, pero si tiene dos, qué maravilla. Que la cocina tenga cocineta, preferentemente. Soy yo sola, por eso no pido mucho. Ah, y que sea barato, principalmente.”
Tal vez no es cosa de suerte.


No hay comentarios: